Todo sobre el Feng Shui en Hogar

Como ya hemos comentado, la aplicación del feng shui puede ser muy positiva para la decoración de la casa. Para ello, vamos a listar una serie de consejos que pueden ser útiles para comenzar en nuestra vivienda:

1. Elegir la vivienda: Si aún no hemos elegido nuestra vivienda, tenemos que tener en cuenta una serie de recomendaciones para que la energía fluya de la mejor manera posible. En primer lugar, hay que pensar en el espacio, teniendo en cuenta que todos aquellos jardines y espacios abiertos han de estar en la parte frontal de la casa, siendo la antítesis las grandes carreteras o los postes eléctricos. Asimismo, en cuanto a la forma del edificio, tenemos que decantarnos por las formas rectas (cuadradas o rectangulares) y, a ser posible, por una construcción con grandes terrazas o balcones, pues ayudan a recolectar el chí.

De cara a fijarnos en la entrada de nuestra nueva vivienda: lo mejor es que esté al mismo nivel del suelo o, como mucho, apenas un par de escalones por encima del mismo, mientras que la propia puerta no debería de tener enfrente ningún tipo de elemento que impida la entrada, así como es preferible que no se encuentre frente a un ascensor o a una escalera de incendios.

Por último, teniendo en cuenta que las partes más importantes de un edificio son la entrada, la cocina y los dormitorios, es importante que la entrada se sitúe en el marco de un espacio bastante abierto y que la cocina no ocupe la parte central de los metros construidos, sin que, además, los fuegos estén enfrentados con la puerta de acceso a la cocina. En cuanto a los dormitorios, a ser posible habrá que elegir unos en los que la cama se pueda colocar con una pared detrás y sin que una puerta abra hacia el lugar en el que tenemos situada la cama.

2. La entrada o recibidor:En la entrada a nuestra casa aparece la primera de las oposiciones que observábamos en el yin y el yang. Dejamos un yang, que sería la calle, para entrar en un yin, que es nuestra casa privada. El objetivo es que el recibidor siempre nos dé la bienvenida a nuestra casa, cada vez que entremos. En ese sentido, un buen color para nuestro recibidor podría ser el salmón o el amarillo, aunque hay que tener en cuenta que tiene que ser acogedor para nosotros mismos, por lo que es interesante que también tengamos en cuenta nuestro gusto a la hora de pintarla o decorarla. No hay que olvidar que esta zona de nuestra casa tiene que tener mucha luz.

3. El Feng Shui en el Dormitorio: Como uno de los puntos más importantes de una vivienda, el dormitorio puede compensar otros defectos de la casa con feng shui. Hay que tener en cuenta que es el lugar en el que descansamos, por lo que es más que importante. Para ello, hay que tener claro que la posición de la cama es esencial y, a poder ser, se debe situar apoyada en la pared más alejada de la puerta y sin estar en línea recta con la misma. Además, la cama debería tener respaldo y es preferible que no tenga ventanas ni espejos, así como que no haya nada colgando sobre la misma. Por último, en el dormitorio hay que intentar reducir al máximo el uso de aparatos electrónicos.

4. El Feng Shui la Cocina: Teniendo en cuenta que en la cocina se preparan los alimentos que ingerimos, hay que prestar especial atención a cómo está situada y qué podemos hacer para mejorar el feng shui de la misma, de tal manera que los alimentos no se vean afectados por un mal feng shui y nos trasladen mala energía. Al estar presentes en esta sala tanto el agua como el fuego, hay que intentar huir de esos dos colores en nuestras cocinas (rojos, naranjas fuertes, azules, amarillos chillones, etc.). Por ello, los colores más recomendables son el amarillo apagado, los tonos ocres o marrones (que se asocian a la tierra) y el verde (que se asocia a la madera). Por otra parte, como ya hemos esbozado, hay que intentar evitar que la cocina se ubique en el centro de la casa y es muy recomendable que esté cerca de la entrada, aunque no debería de verse desde la puerta de acceso a la vivienda. Finalmente, hay que saber que los fuegos tampoco tienen que estar enfrentados con ninguna puerta y que deberían de estar colocados, en la medida de lo posible, de tal manera que la persona que cocine no dé la espalda a ninguna puerta.

5. El Feng Shui en el Salón: La última de las estancias esenciales en el feng shui de una casa es el salón. Hay que tener en cuenta que el salón es la zona de reunión de la familia, por lo tanto un salón con mal feng shui puede desembocar en mala comunicación o malas relaciones entre los miembros que habitan en la misma casa. 

Es recomendable que los asientos formen ángulos de 90 grados para fomentar la comunicación y el afecto; y que en el centro haya un foco que transmita la sensación de hogar cálido, como puede ser un centro de velas en el caso de que la casa no disponga de chimenea. 

La sensación de vacío en el centro del salón es muy mala y debemos evitarla a toda costa, siendo la opción de las velas la más adecuada para dar esa percepción de calor a la familia. Asimismo, debemos aprovechar la identidad propia que nos da nuestra propia vivienda para disponer una amplia variedad de asientos, entre los que cada cual ha de elegir el que más le guste. Por último, no hay que olvidar las buenas vibraciones y la gran cantidad de temas de conversación que pueden dar unos libros y algo de música. Tampoco el olor del salón, que es recomendable que sea ambientado con jazmín, naranja o bergamota.

6. El Feng Shui en el Baño: El baño es el lugar de purificación que hay en nuestra casa. Aunque anteriormente era visto de una manera negativa, la evolución ha hecho que ahora sea tenido en cuenta como un espacio de purificación. La recomendación respecto a esta estancia es que la puerta no sea visible desde el comedor o el salón; y que tampoco se encuentre cerca de la cocina. El baño tiene que irradiar intimidad, debería ser simple y no excesivamente grande. Por otra parte, es recomendable que haya una ventana exterior y especialmente importante que tanto grifos como puertas y ventanas estén en buen estado y se puedan abrir y cerrar adecuadamente. Por último, hay que intentar aromatizar el baño con olores naturales y no artificiales.


7. El F
eng Shui en el Comedor:
El comedor es un lugar en el que deberían mezclarse a la vez intimidad y seguridad. Es recomendable que los asientos, al igual que la cama en el dormitorio, estén apoyados en paredes sin ventanas; y que haya una adecuada iluminación que, además de atraer energía positiva, favorezca la comunicación. Hay que saber que no debemos utilizar la mesa como depósito de objetos y que, por norma, no debe haber más de dos sillas vacías cuando estemos comiendo o cenando. En cuanto a los colores de vajilla y mantelería, se sabe que el rojo estimula el apetito; el salmón está recomendado cuando las personas que van a comer no se conocen demasiado; el verde es idóneo para amistades con las que ya tenemos unos lazos bastante estrechos; el azul inhibe el apetito; el blanco debe ser utilizado en convites serios; y el púrpura o el morado, por último, es ideal para aniversarios y fiestas especiales.

comments powered by Disqus