Todo sobre el Feng Shui

¿Qué es el Feng Shui?

El Feng Shui es un sistema chino de interpretación estética que sigue la doctrina taoísta. Esta disciplina data de tiempos ancestrales y tiene el fin último de mejorar la vida de sus practicantes. El feng shui se ha reconocido como una pseudociencia y es ampliamente utilizado en la actualidad por una buena parte de los decoradores profesionales e, incluso, por arquitectos seguidores de sus preceptos.

En esencia, el feng shui incide en que la posición de los objetos que rodean a los seres humanos influyen sobre ellos directamente. A partir de ahí, promueve una serie de acciones para lograr una alineación del entorno que repercuta en una mejora de su calidad de vida y de sus relaciones personales.

El feng shui nació hace varios siglos en China; y ahí fue donde comenzó a desarrollarse. Sus primeros ideólogos basaron su acción en la observación de los cambios que se daban en la naturaleza, en los astros y en el clima; y a partir de ahí formularon sus teorías. En estos primeros siglos de vida, el feng shui estaba reservado únicamente a las más altas clases sociales chinas, hasta el punto de que llegó a ser considerada una técnica para reyes y emperadores. 

Sin embargo, con la instauración de la República de China en 1912, el feng shui se prohibió por lo que los principales centros de referencia se desplazaron a Malasia, Taiwan y Hong Kong. Hoy se puede decir que existen expertos en feng shui en la mayoría de los países del planeta, después de la expansión de la disciplina que ha tenido lugar en los últimos años.

Para entender el feng shui, tenemos que pensar en la existencia de un chi (también conocido como aliento vital) que se ve modificado por:

• La forma y situación del espacio. 

• Los puntos cardinales. 

• Los cambios que produce el paso del tiempo. 

Hay escuelas que se centran principalmente en el estudio de los puntos cardinales y la situación de las cosas; pero también hay otras cuyo objeto de estudio es la forma de los objetos. Dicha forma ha de describirse a semejanza de los conocidos como guardianes celestiales por la cultura china, que serían el tigre, la tortuga, la serpiente, el dragón y el fénix; y que corresponden a la antigua división del cielo en cinco constelaciones. 

Los mencionados guardianes aparecen situados en forma de cruz, con el fénix delante y la tortuga detrás, el tigre a la derecha y el dragón a la izquierda y la serpiente en el centro, esta última en este lugar por ser la referencia y el guardián más importante.

Por otra parte, tampoco podríamos entender el feng shui sin la participación activa del famoso yin yang. Esta idea del yin yang es totalmente necesaria para el feng shui y equivale a la idea de opuestos que, en realidad, no son oposición, sino complementarios y necesarios los unos para la existencia de los otros. Algo así como que para que exista frío tiene que haber calor, o que frente a la tierra hay un cielo, por ejemplo.

¿Para qué Sirve el Feng Shui?

Aplicado a la vida actual, el feng shui nos ayuda a distribuir el espacio manteniendo el estilo que deseemos, ya sea minimalista, zen, ecléctico, moderno o clásico. Y es precisamente éste uno de los hechos por los que el feng shui tiene tanto éxito en la actualidad, porque no impide que cada persona plasme su estilo en la casa y no ataca a la creatividad. Para poder aprovechar totalmente el feng shui, independientemente del estilo que le demos al espacio a decorar, tenemos que ajustarnos a los colores, formas y materiales que marca la energía de cada punto.

En pos lograr el éxito, tenemos que establecer el plano energético, que consiste en dividir cada construcción en ocho sectores idénticos. Una vez hecho esto, aplicaremos la doctrina de las cuatro escuelas del feng shui clásico y, gracias a ello, veremos cómo nuestras decisiones de distribución y decoración de una casa se simplifican al máximo, facilitando nuestra tarea a la hora de decidir el aspecto que queremos que tenga nuestra casa. El feng shui puede definirse como la herramienta que sirve para resolver todo. Una vez tomemos conciencia de lo que es y de para todo lo que nos puede llegar a ayudar, veremos cómo obtendremos soluciones que jamás habríamos imaginado y que las distribuciones acaban siendo perfectas. La clave para ello es lograr entender la energía que tiene cada espacio y, para ello, hay que seguir las técnicas de las cuatro escuelas de feng shui clásico:

Escuela de las formas. Hablar de la escuela de las formas es hablar de la escuela más antigua dentro del feng shui. Como ya hemos comentado, esta escuela se centra en configurar el entorno ideal de una construcción en base a las formas de todas las cosas que nos rodean en el día a día. Esta escuela simplifica todo en función de la forma hasta llevar las cosas a la mínima expresión (forma triangular, forma cuadrada, forma redonda, etc.).

Escuela Bagua. La escuela Bagua indica cómo potenciar las 8 aspiraciones máximas del ser humano, como pueden ser el amor, la salud, la riqueza, el trabajo, etc. gracias a la colocación y la distribución de nuestra vivienda.

Escuela de la brújula. Que a su vez se divide en dos escuelas:

  • Escuela Xuan Kong La escuela Xuan Kong analiza la energía que entra por las ventanas y las puertas de las construcciones, por tanto, la energía que es dinámica; y también la energía estática, que acaba por afectar a las personas que pasan mucho tiempo bajo su influencia. Las pautas de esta escuela son necesarias para saber definir la posición que tenemos que darle al sofá o a la cama para que ésta acabe por confluir con el perfil energético que cada uno poseemos.
  • Escuela Bazhai. La escuela Bazhai es la más importante si hablamos de decoración. Describe e identifica cuáles son las cuatro formas buenas y las cuatro formas malas de toda construcción a través de los diferentes materiales, colores y formas que hay en la misma.

Escuela de Ming Gua.La escuela Ming Gua guarda especial relación con la Xuan Kong, pues nos ayuda a decidir con exactitud cómo tenemos que colocar nuestra cama, sofá, escritorio o mesa para que nos ayude en nuestro día a día.

comments powered by Disqus